" La vida, es eso que sucede mientras andas pendiente de tu smartphone "

Timoteo Bofarull

miércoles, 8 de agosto de 2012

LA BIBLIOTECA DEL "NENE" ( I )

                                Indro Montanelli poco antes de su muerte en Julio del 2.001.

Disfruto de unos días de inusitada soledad. El "nene" se ha largado a disfrutar de las extrañas vacaciones intermitentes que hace este año, y un servidor, ha quedado como rey y señor, como único habitante del piso.

He aprovechado para husmear un poco en su biblioteca, y por casualidad he empezado a leer un ensayo de Indro Montanelli que estaba acumulando polvo en el rincón de una estantería : "Historia de Roma".

A priori, puede parecer un tema poco apasionante y demasiado visto ya. El nacimiento, la evolución de república a imperio, y la decadencia y caída de lo que podríamos calificar de la primera "superpotencia" de la historia política de la humanidad.

No conocía de nada al autor, un periodista y escritor italiano, al que solo lo había escuchado nombrar de pasada en algún articulo periodístico que lo citaba. Pero el librito, que empecé a ojear por casualidad, me "enganchó" desde la primera página.

Montanelli no descubre nada nuevo sobre la historia de Roma, pero en su obra hace una magnifica labor de divulgación histórica con un estilo ameno, fácil y hasta divertido de tratar y retratar a los hombres que forjaron una civilización cuya huella sigue vigente aún en nuestros días, descubriéndonos el lado humano de hombres como Julio César, del que nos descubre su faceta de tipo campechano y mujeriego impenitente, o de los problemas de salud de Augusto, al que su enfermizo vientre estuvo a punto de costarle alguna derrota en sus campañas militares.

En su relato, la galería de la antigua Roma cobra vida con los colores de lo que realmente fue, la cumbre de la civilización mediterránea, pero mostrando nos también su lado sombrío y todas sus miserias. A Montanelli, la publicación  de este trabajo, le costó algunas críticas aceradas entre la intelectualidad italiana del momento. 

Para algunos, mostrar la realidad humana sin adornos de algunos personajes, era poco menos que una herejía.

Y en estos tiempos de descalabro económico que vivimos en España, también sorprende encontrarnos en esta obra con una situación muy parecida que se vivió en la Roma del primer emperador, Augusto. Transcribo una parte del capitulo que trata del asunto : 

" La depresión de Wall Street en 1.929 tuvo su precedente en Roma cuando Augusto, vuelto de Egipto con el inmenso tesoro de este país en el bolsillo, lo puso en circulación para reanimar el languideciente comercio. Esta política inflacionista lo estimuló, pero también estimuló que los precios subieran hasta las estrellas, hasta que Tiberio interrumpió bruscamente esa espiral, reabsorbiendo la moneda circulante.

El que se había endeudado contando con la continuidad de la inflación se encontró falto de liquido y corrió a retirarlo de las cajas de ahorro. La de Balbo y de Olio tuvo que hacer frente en un solo día a reintegros por valor de trescientos millones, y cerró sus ventanillas. Las industrias y comercios interesados, no pudieron pagar a sus proveedores y cerraron también. 

Cundió el pánico. Todos corrieron a retirar sus depósitos de los bancos. Hasta el de Máximo y Vibón, que era el mas fuerte, no pudo satisfacer todas las demandas y pidió auxilio al de Pettio. La noticia, se difundió en un abrir y cerrar de ojos, y fueron entonces los clientes de Pettio quienes se precipitaron a su banco con sus libretas impidiéndole el salvamento de sus dos colegas. La interdependencia de las varias economías provinciales y nacionales en el seno del vasto Imperio, quedó demostrada por el simultaneo "asalto" de los clientes a los bancos de Lyon, Alejandria, Cartago y Bizancio. Estaba claro que una oleada de desconfianza en Roma, repercutía inmediatamente en la periferia.

También entonces hubo quiebras en cadena y suicidios. Muchas pequeñas propiedades, cargadas de deudas, no pudieron aguantar hasta la nueva cosecha para pagarlas y tuvieron que ser vendidas, en provecho de los latifundistas, que estaban en condiciones de resistir.

Volvieron a florecer los usureros que con la difusión de los bancos habían casi desaparecido. Los precios se derrumbaron espantosamente. Y Tiberio tuvo al fin que rendirse a la idea de que la deflación no era mas sana que la misma inflación. 

Con muchos suspiros, distribuyó mil millones de sestercios a los bancos para que volvieran a ponerlos en circulación, con orden de prestarlos por tres años, y sin intereses. ".

Parece mentira que hayan pasado dos mil y pico de años desde los tiempos del emperador Tiberio hasta ahora, y que en materia de economía, sigamos cometiendo los mismos errores. 

Tenemos los mismos ingredientes que en la crisis del año 2.008. Exceso de circulante, pánico bancario, quiebras, desconfianza, y crisis.

Tiberio fue un buen pretor, un militar, pero un pésimo gestor económico. ¿ Son nuestros gobernantes actuales mas obtusos aún que el emperador Tiberio ?.

Al final, resultará que el "nene" tiene razón cuando dice que nuestra clase política seria incapaz de trabajar en la empresa privada, y que pasado el primer mes a prueba, los pondrían de patitas en la oficina de desempleo por incompetentes.

Esta obra, también me ha servido para conocer  y acercarme a la obra de Indro Montanelli. Un periodista de "raza", como dicen por aquí. Comprometido con el periodismo y la verdad, y siempre en guardia contra los poderosos de turno. Alguien que fue consecuente y fiel a si mismo hasta el último dia de su vida.

Cuanta falta nos harían en España actualmente unos cuantos periodistas como él. Porqué aquí, y ahora, el periodismo ha sido domesticado por el sistema político, a veces comprando con publicidad institucional a los editores. Otras, a cambio de favores y de información privilegiada. Pero de una manera u otra, domesticados, y tristemente, a cambio de los migajas que caen de la mesa del poder.

Como en el cuento infantil, no hay quien se atreva a decirle a los reyes de la política que van desnudos, que se equivocan, o sencillamente que son unos gilipollas.

Prometo ponerme menos trascendente en la siguiente entrada.

Sigamos con estas extrañas vacaciones.

2 comentarios:

  1. Esta Historia de Roma es bastante incompleta.
    En ningún capítulo menciona a la familia Borgia...
    ;-)

    un beso con arena

    ResponderEliminar
  2. Lucrecia. Los Borgia llegarían mas tarde, y merecen un tomo aparte.

    Un beso desde los 34º previstos hoy para esta zona.

    ResponderEliminar